¿Qué hacen INTRANT, OMSA y OPRET frente al Covid-19?

El distanciamiento físico, la mascarilla, mantener el silencio y limitar la cantidad de pasajeros son medidas fundamentales al usar el transporte masivo.

Por Melvison  Almánzar

El transporte colectivo se ha convertido en uno de los principales focos de contagio debido a la gran cantidad de personas que lo utilizan diariamente y sus consiguientes aglomeraciones.

El Servicio Nacional de Salud británico (NHS, por sus siglas en inglés) define «contacto cercano» como estar dentro un radio de al menos dos metros de una persona infectada por más de 15 minutos. Por esta razón, el riesgo potencial de infectarse en el metro o un autobús del transporte colectivo depende de qué tan llenos de gente estén y esto varía, evidentemente, según el horario y la zona.

En el caso de las agencias de transporte estatal de República Dominicana, aproximadamente hasta los primeros seis meses de la pandemia se respetaron de manera moderada las medidas para evitar la propagación del Covid-19. En ese orden las empresas privadas o sindicatos del transporte de pasajeros respetaron las medidas más o menos por 8 meses de la pandemia en el caso de los carros de concho y los autobuses por unos 4 meses.

Papel de las instituciones frente al virus

 

Intrant y el Covid-19

El instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (INTRANT) ha tenido un papel absolutamente vergonzante y nulo frente a la pandemia. Esta entidad permitió que en los vehículos privados del concho se aumentara la tarifa de manera abusiva sin defender a la población, esto bajo el argumento de que debían llevar menos pasajeros para evitar la propagación del virus.

Luego de las acciones mediáticas en los meses iniciales de la pandemia, el INTRANT ha permitido que los carros públicos monten seis pasajeros y encima de eso que cobren un aumento entre 5 y 10 pesos, sin dar ningún apoyo en la prevención del COVID-19. De igual modo han dejado que los autobuses del transporte colectivo violen la normativa del 60 % de pasajeros versus capacidad instalada.

Los autobuses del transporte masivo de pasajeros andan abarrotados, con gente parada y además han subido entre 10 y 15 pesos la tarifa en el transporte urbano y entre 30 y 100 pesos en el interurbano. INTRANT además ha ejecutado más de 10 millones de pesos en publicidad en el 2021 y ni un centavo ha ido a prevenir Covid-19.

 

 

Rol de la OMSA ante la pandemia 

De todas las instituciones del transporte es probablemente de las que más ayudó al principio de la pandemia, ya que facilitó unidades para realizar pruebas rápidas en diversos lugares del país, dicho sea de paso fue una sugerencia mía cuando laboraba en esa entidad y encaramos el tema del Covid en sus primeros 5 meses. Todo el esfuerzo de marzo a agosto 2020 estuvo dedicado a detener el Covid-19. Tanto en materia operativa, publicitaria, prevención en redes sociales y medidas de distanciamiento, mascarillas e información en las paradas y los autobuses.

Sin embargo, con la llegada del nuevo gobierno las cosas cambiaron y el enfoque es otro, las medidas se han relajado, los autobuses andan reventados de personas y la inversión publicitaria y de redes se ha alejado completamente del tema. De hecho, en lo que va de año del 2021 han gastado 4 millones 162,073.62 pesos en publicidad sin que un centavo vaya a prevención Covid.

Papel de la OPRET frente al COVID-19 

En principios de la pandemia mostraron un control aceptable de las medidas anticovid, pero en los últimos 6 meses eso desapareció, los agentes se hacen los locos, en la hora pico las filas meten miedo y en los vagones no cabe un mandado, ante la indiferencia del cuerpo del orden interno.

El papel de OPRET frente a la pandemia ha sido nulo y frente a la sociedad, realmente uno que lleva años involucrado en el transporte desconoce hasta el nombre del director general de OPRET. Esta entidad ha ejecutado unos 3 millones 131,644 en publicidad durante 2021 y nada ha dado para frenar Covid-19.

Hay que multar los transportistas

Definitivamente la única forma de bajar la transmisión de Covid en el transporte es poner multas económicas significativas a los chóferes de carros públicos y privados que lleven más de cuatro pasajeros. Del mismo modo, hay que poner multas agresivas a los chóferes de autobuses que carguen pasajeros de pie y violando el 60 % de la ocupación de asientos.

En cuanto a INTRANT, OMSA y OPRET, el presidente Luis Abinader tiene una buena oportunidad para salir de funcionarios que ni saben de transporte ni hacen nada contra la pandemia. Además, los empleados que permiten la violación a las medidas en el metro y la OMSA deben sufrir consecuencias.

El rol de las autoridades en esta crisis es indiscutible. El gobierno y las empresas del transporte deben mejorar las medidas exigiendo el uso de mascarillas, limitación de la cantidad de pasajeros por unidad y el distanciamiento físico.

0Shares