Donald Trump deberá pagar 354,9 millones de dólares y no podrá operar en NY durante 3 años

NUEVA YORK (Reuters) –Donald Trump deberá  pagar 354,9 millones de dólares en multas por haber exagerado fraudulentamente su patrimonio neto para engañar a bancos, dictaminó el viernes un juez de Nueva York, propinando al expresidente estadounidense otro revés legal en un caso civil que pone en peligro su imperio inmobiliario.

El juez Arthur Engoron emitió una decisión tajante tras un polémico proceso de tres meses en Manhattan, y también prohibió a Trump ser funcionario o director de cualquier empresa de Nueva York durante tres años. La abogada del magnate, Alina Habba, prometió apelar.

Engoron anuló su sentencia anterior de septiembre que ordenaba la «disolución» de las empresas que controlan pilares del imperio inmobiliario de Trump, diciendo el viernes que esto ya no era necesario porque está nombrando a un monitor independiente y director de cumplimiento para supervisar los negocios del exmandatario.

En el fallo, el juez escribió que Trump y los otros acusados en el caso «son incapaces de admitir el error en lo que hacen».

«Su completa falta de contrición y remordimiento raya en lo patológico», escribió Engoron. «En su lugar, adoptan una postura de ‘no ver el mal, no oír el mal, no hablar del mal’ que las pruebas desmienten».

La demanda presentada por la fiscal general de Nueva York, Letitia James, acusaba a Trump y a las empresas de su familia de sobrevalorar su patrimonio neto hasta en 3.600 millones de dólares al año durante una década para engañar a los banqueros y que le concedieran mejores condiciones en los préstamos.

Trump ha negado haber actuado mal y ha calificado el caso de venganza política por parte de James, una demócrata electa. Se espera que el exgobernante recurra la sentencia dictada el viernes por Engoron.

Habba dijo en un comunicado que el fallo es una «injusticia manifiesta» y la «culminación de una caza de brujas de varios años, alimentada políticamente» frente Trump. «Si esta decisión se mantiene, servirá como una señal a todos los estadounidenses de que Nueva York ya no está abierta a los negocios», añadió.

El caso civil por fraude podría asestar un duro impacto al imperio inmobiliario de Trump en un momento en que el empresario reconvertido en político encabeza la carrera por la candidatura republicana para desafiar al presidente demócrata Joe Biden en las elecciones estadounidenses del 5 de noviembre.

Engoron también prohibió a Trump y a sus empresas nombradas en la demanda solicitar préstamos a cualquier institución financiera constituida en Nueva York durante tres años, lo que podría limitar su capacidad para obtener créditos de los principales bancos estadounidenses.

El caso fue decidido por el juez sin jurado.

 

 

0Shares
Go to TOP