Artista dominicano Bonny Cepeda admite que Nicolás Maduro le pagó 60 mil dólares por cantarle en su cumpleaños

Fue el 23 de noviembre del año pasado. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cumplía 58 años y lo quería festejar a su agrado, en medio de la pandemia de coronavirus, en medio de la crisis económica derivada del Covid-19, y tuvo una idea que ya había tenido antes: contratar al merenguero Bonny Cepeda, actual viceministro de Cultura de República Dominica, para que montara un show en su honor. Por el trabajo el chavista le pagó. ¿Cuánto? 60.000 dólares.

La cifra, pagada por el jefe de Estado de una nación con un salario mínimo que equivale a menos de 4 dólares, fue revelada por el propio Cepeda en una entrevista con Alofoke Radio Show. Allí el cantante se justificó al decir que los artistas tienen libertad de cantar en cualquier país sin estar atados a presiones políticas y afirmó que estuvo con el bolivariano en más de una oportunidad.

Pese a formar parte del gobierno dominicano desde el año pasado, Cepeda no creyó que su decisión pudiera representar un conflicto de intereses con su cargo e insistió en que su actuación tuvo con ver con el arte y no con la política. “Nosotros los artistas trabajamos fuera de los gobernantes, yo le canté a [el dictador panameño, Manuel] Noriega, canté en Cuba y creo que llegué a cantarle a Escobar’’, declaró el merenguero y siguió: “Fui a tocar a un sitio en Medellín y cuando terminé, ya tu sabes, toqué mi set y unos tipos en la puerta me dijeron: ‘No, tiene que seguir’”.

Al ser cuestionado por uno de los entrevistadores, quien le dijo que no podía cantar para un presidente de un país en el que se violan los derechos humanos y los habitantes pasan hambre porque la economía está en estado crítico, aseguró que su show no tuvo nada de político.

Cepeda, 66 años, rulos negros, labios marcados y anteojos de sol dentro del estudio, estuvo durante una hora en la radio en la que habló sobre cirugías plásticas, su rutina diaria, el amor, el sexo, sus comienzos y la industria de la música. En una entrevista que tuvo muchos momentos distendidos, le aseguraron que tocar para Maduro en la plaza Bolívar era como tocar para el capo narco colombiano ya fallecido Pablo Escobar y él respondió: “Yo toco porque soy artista, no hago antidopping ni juzgo a la gente. Aunque sí sentí que iba a tener una connotación”.

Asimismo el cantante afirmó que si el líder de la oposición, Juan Guaidó, lo llamara para tocar, también iría, en un intento de desprender su imagen de cuestiones políticas y siguió: “Yo fui a cantar a Panamá con Noriega. Y he ido a Cuba, al país, no le canté a Fidel. Pero cuando voy no voy como viceministro, no es una visita de Estado. No es una visita oficial”.

Después fue una conductora venezolana quien le hizo una pregunta: “Fuiste muy señalado porque como artista se entiende, pero como viceministro, sabiendo cómo está la situación actual en Venezuela, habiéndole ya cantado a Maduro, ¿por qué volver?”. Entonces Cepeda insistió en que su actuación no fue parte de una visita diplomática; sin embargo destacó: “Lo hablé con Cancillería, se sintieron extraños, sí”. Al ser preguntado sobre su rol como funcionario, ahí sí dijo que debería evaluar si ir a Venezuela debido a las denuncias que recaen contra Maduro, pese a que no rechazó por completo la idea.

De todos modos, siguió con su postura al rescatar que debe trabajar porque cada fin de mes hay que pagar las cuentas: “Nosotros los pobres artistas no somos los encargados de terminar con un gobierno. Mi punto de vista es otro. Yo creo que los artistas tienen que cantar ya sea un gobierno de izquierda. Yo voy a ir a China en breve”.

Por último cerró: “La Haya de Holanda ha condenado a Maduro, perfecto, que se encarguen ellos. Yo voy a cantarle a Kim Jong-un si quiero, qué tengo yo que ver”.

______

EFE

0Shares